FLASH INFORMATIVO

DECLARACIÓN DE RENTA POR CAMBIO DE LA TITULARIDAD DE LA INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA Y ENAJENACIONES INDIRECTAS.
Mediante Resolución número 000018, la DIAN prescribe el Formulario 150 para la presentación de la Declaración de Renta por Cambio de la Titularidad de la Inversión Extranjera Directa y Enajenaciones Indirectas, a partir del año 2021 y siguientes.

Según lo dispuesto en el artículo segundo de la Resolución, y de conformidad con lo preceptuado en los artículos 90-3, 326 y 327 del Estatuto Tributario, el Formulario 150 adoptado, es de uso obligatorio para los contribuyentes que realicen el cambio de titularidad de inversión extranjera y/o cuando se presente algunos de los hechos que configuren enajenación indirecta y el enajenante indirecto no sea un residente fiscal colombiano, de conformidad con el artículo 90-3 del Estatuto Tributario y el Capítulo 26 del Título 1 de la Parte 2 del Libro 1 del Decreto 1625 de 2016.

De esta forma, el titular de una inversión extranjera que realice la transacción o venta de su inversión, deberá presentar la declaración de cambio de titularidad, a través de los servicios informáticos de la DIAN y podrá realizarlo a través de su apoderado, agente o representante en Colombia. La presentación de la declaración de cambio de titularidad es obligatoria, aunque no se genere impuesto a cargo por la respectiva transacción. El apoderado, agente o representante en Colombia del inversionista extranjero sin domicilio en Colombia, deberá inscribirse en el RUT

Cada que los titulares de una inversión extranjera cancelen o sustituyan su inversión, deberán presentar una Declaración por cada operación o transacción dentro del mes siguiente a la fecha de la transacción o venta en los términos establecidos en el Decreto 1625 de 2016, a través de los servicios informáticos de la DIAN, haciendo uso de la firma electrónica (IFE).

Para el contribuyente persona jurídica, la presentación de la declaración corresponde al apoderado, agente o representante en Colombia del inversionista extranjero, debidamente inscrito en el RUT; y el contribuyente persona natural, podrá actuar en nombre propio o a través de apoderado, agente o representante en Colombia inscrito en el RUT.

PRECISIONES SOBRE LAS SOCIEDADES QUE ESTÁN OBLIGADAS A ADOPTAR PROGRAMAS DE TRANSPARENCIA Y ÉTICA EMPRESARIAL
La Superintendencia de Sociedades mediante OFICIO 220-009248 DE 2021 indicó que La Ley 1778 de 2016 estableció normas sobre la responsabilidad de las personas jurídicas por actos de corrupción transnacional y le otorgó competencia a la Superintendencia de Sociedades para interpretar y aplicar las disposiciones de esta Ley. En ese sentido, la Superintendencia de Sociedades expidió la Resolución 100-006261 de 2020, mediante la cual fijó los criterios para determinar cuáles sociedades deben adoptar los Programas de Trasparencia y Ética Empresarial y el tiempo en que deben hacerlo.

Es así entonces como las sociedades que a 31 de diciembre de cada año hayan realizado negocios o transacciones internacionales de cualquier naturaleza, directamente o a través de un intermediario, contratista o por medio de una sociedad subordinada o de una sucursal, con personas naturales o jurídicas extranjeras de derecho público o privado, iguales o superiores, individualmente o en conjunto, a 100 SMMLV y hayan obtenido ingresos o tengan activos totales iguales o superiores a 40.000 SMMLV, están obligadas a adoptar su Programa de Trasparencia y Ética Empresarial hasta el 30 de abril del año siguiente y la Superintendencia de Sociedades podrá, en cualquier momento, verificar el estado de cumplimiento de esta obligación.

La mencionada Resolución entró a regir a partir del 1 de enero de 2021, es así como las sociedades que, al 31 de diciembre de 2020, cumplan con los criterios establecidos en la norma, deben adoptar antes del 30 de abril de 2021 los Programas de Transparencia y Ética Empresarial.

Es así entonces como para darle claridad a los requisitos establecidos en la Resolución y para establecer quien está obligado a adoptar estos tipos de Programas, la Superintendencia, en el mencionado Oficio, indicó que por negocio o transacción internacional se entiende, negocios o transacciones de cualquier naturaleza con personas naturales o jurídicas extranjeras de derecho público o privado. De acuerdo con lo anterior la norma no hace referencia a criterios geográficos en relación con el lugar de ejecución del negocio o transacción internacional, dado que este pudo haber ocurrido en cualquier lugar internacional.

EL CONTRIBUYENTE PUEDE RENUNCIAR A LA RENTA EXENTA DE LA QUE ES BENEFICIARIO
En concepto 10 del 13 de enero de 2021, la DIAN reiteró la postura del Consejo de Estado, sobre la posibilidad de que un contribuyente renuncia a la renta exenta de la que es beneficiario, indicando que “el sujeto pasivo del tributo tiene en principio la prerrogativa de hacer uso o no de los beneficios tributarios consagrados en la ley, en cuanto tal renuncia no se oponga a que coadyuve con las cargas estatales en una mayor proporción a la que legalmente le corresponde, (…)”.

Si bien el concepto resuelve una consulta sobre economía naranja, es perfectamente aplicable a las demás rentas exentas consagradas en el Estatuto Tributario como la renta exenta por desarrollo del campo colombiano, renta exenta asociada a desarrollo de proyectos VIS, renta exenta por desarrollo de actividad hotelera, entre otras.

En conclusión, si se verifica que por algún motivo es conveniente que el contribuyente renuncie a la renta exenta a la que se tiene derecho, es posible hacerlo.

  • Share:

Leave a Comment

sing in to post your comment or sign-up if you dont have any account.